jueves, 28 de noviembre de 2013

¡SEXO! Y ahora que tengo su atención...


Puedo decirte que este post va sobre... ¡sexo!
SEXO! Gracias, ahora que tengo su atención puedo revelarles el auténtico tema de este post: las pajas. Ves, a que lo del sexo sonaba mejor. Pues a lo mejor no. Hace poco escuché una teoría interesante sobre el sexo: el sexo sirve para hacerse pajas. Yo llevaba toda la vida pensando que no, que el sexo servía para no tener que hacerte pajas, pero parece que estaba equivocado. No hay nada como recordar un buen polvo para masturbarse uno/a a gusto, cierto. De ahí a la conclusión lógica hay un paso: lo más eficiente es echar un buen polvo para utilizarlo luego como combustible onanístico durante un tiempo. Satisfacción sin todo ese rollo de tener que estar aguantando a otros seres humanos. Es una idea que debería sonar genial desde mi habitual punto de vista misántropico, pero por algún motivo gonadal no termina de convencerme el invento. Supongo que, como dijo el miembro viril de Ortega y Gasset,"yo soy yo y mis gónadas". Y lo del yo sólo cuando las gónadas quieren.

Pd: yo no me masturbo, tengo sexo misántropo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada