lunes, 28 de octubre de 2013

Quiero saludar

El gobierno estadounidense ha respondido que, según sus informaciones, ya sabían que se produciría una pérdida de confianza. Son muy listos estos yankis. Me pregunto cómo diablos lo sabrían... Luego dirán que los americanos son unos incultos, ¡con lo que les gusta leer! Leer e-mails y mensajes ajenos, claro. Y encima aprenden mexicano.
 Así que quiero aprovechar para saludar. Ya que no salgo en la tele, lo haré aquí. Por supuesto quiero empezar por saludar al esforzado agente de la NSA que revisa mis escritos en internet. Me parece muy importante porque todo el mundo saluda a la CIA; los pobres agentes de la Agencia Nacional de Seguridad deben de sentirse como el negro de un escritor famoso: ellos hacen todo el trabajo y otros se llevan el mérito. 
Así que sirva esto como mi pequeño homenaje a los sufridos trabajadores y trabajadoras de la NSA (a los de la CIA no, que sólo saben chupar cámara). También quiero saludar a los Iluminati, por supuesto. ¡Siglos de conspiraciones en la sombra y luchas secretas contra los Masones y ahora nos olvidamos de ellos! Inaceptable, qué poca memoria de la conspiración histórica. Y por descontado, que luego no digan que soy de esos que piensan que todo lo de fuera es siempre mejor, quiero saludar al becario de los servicios secretos españistaníes que nunca leerá este post porque con los recortes el ordenador que le han dado no puede cargar las imágenes. 
Y, faltaría más, por último quiero saludar a mi madre. ¡Mira mamá, salgo en un ordenador de América!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada