jueves, 19 de septiembre de 2013

Los expertos opinan "de que".

Licenciado en expertología con
máster en algo explicando cómo
parecer más alto llevando tacones.
Los antiguos romanos tenían arúspices. Hoy tenemos expertos. Tenemos expertos a patadas, a porrillo, a cascoporro, a mogollón, sin tino, hasta debajo de las piedras. Me resulta inconcebible que nadie pueda perder una batalla hoy en día (literal o figurada). Es más, ambos contendientes deberían ganar siempre gracias a los auspicios de sus expertos consejeros. De hecho, y ya que sacamos el tema, quiero aprovechar para denunciar la hipocresía televisiva que nos muestra violencia y corridas de toros y censura las imágenes de los expertos en los platós extrayendo las tripas de animales para realizar sus augurios. ¿Sabían que el Fondo Monetario Internacional posee su propia granja de cerdos y aves para realizar sus previsiones macroeconómicas periódicas? Toda facultad de económicas que se precie tiene el menos una jaula con hámsters.
 
Paul Krugman sacrifica cada día de
cuatro a siete animales para su columna
del New York Times. Al menos Krugman
sabe escribir bien.

Pero me estoy desviando un poco. Lo importante es que gracias a esta plétora de expertos que es el signo de nuestro tiempo, ya no podremos equivocarnos en nada. ¿Quieres ser emprededor y salir de la crisis? (eso mola mucho hoy por hoy). Sólo tienes que contratar a un experto que te asesore. Lo malo es si tu vecino ha tenido la misma idea que tú. Entonces se producirá una batalla mística entre expertos que ganará aquel que tenga más  poder.

Dos expertos compitiendo por dar los
 mejores consejos a sus clientes.







Personalmente y basándome en esto último, sólo me dejo aconsejar por el tipo de asesores que han demostrado su poder y su capacidad sobradamente a lo largo del tiempo. Sí, a veces puedo parecer un poco "chapado a la antigua", pero si algo funciona, ¿por qué cambiarlo? Y creo que  la característica fundamental, hoy por hoy, es que tu asesor/experto sea capaz de derrotar a los de los otros. Por eso yo sigo confiando en la mafia. Después de todo, ellos sí que tienen experiencia en agujerear barrigas y esparcir entrañas. Es que son tan "entrañables" y yo tan sentimental...

Mi experto sugiere que cierres ese
blog que me hace la competencia
o leerá el futuro con tus tripas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada