viernes, 25 de julio de 2014

Dios es la polla

¿Les he contado alguna vez mi teoría del Golem de prepucios? Sí, en serio. Imaginen un Dios, Monstruo espaghetti volador u Hombre del espacio que exigiese el sacrificio de una parte de tu cuerpo para ser uno de sus "hijos". Bien, si tal Dios nos quisiera SIN prepucio nos habría hecho sin prepucio, ¿no? Luego, QUIERE nuestro prepucio, pero no en su fálico lugar. ¿Por qué? Para hacer golems con los prepucios de sus fieles. La última vez usó una costilla y parece que no quedó muy convencido (hay incluso quien dice que la cosa le quedó perfectamente, pero que Dios es un poco misógino. Todas las brujas que dijeron eso ya han sido quemadas en la hoguera). Así que tras aquella intentona probó a crear osos:

Tengo entendido que ahora mismo ha soltado unos cuantos en Gaza... Bueno, el caso es que los osos sí le convencieron, pero no lo suficiente y decidió que necesitaba un ser en el que encarnarse en la Tierra.
Y aquí es donde entra en juego el Golem de Prepucio (algunos autores de tendencia psicoanalítica señalan a raíz de esto que Dios sería una mujer y sufriría una fuerte envidia de pene. Otros responden que Freud era un misógino de cuidado y la prueba es que él NO fue quemado en la hoguera...) Así que este Dios pretende crear un poderoso Golem hecho con el prepucio de sus fieles para encarnarse en él y presumiblemente matarnos a todos o darnos por culo. Y ahora se entiende perfectamente el título de este post.
Muchas gracias por su atención amiguitos y recuerden: no dejen a sus osos sueltos cerca de niños y hospitales que luego vienen los pro-etarras y dicen que ha sido el ejército de Israel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada